Mascarillas de la Junta de Andalucía

¿Lo estamos haciendo bien?

Esta pregunta la he oído en boca de algún que otro periodista y las respuestas, para todos los gustos, también las he oído de boca de algún científico y/o experto en enfermedades contagiosas pero, aquí el que escribe ni es periodista, ni científico, me baso en mis vivencias y experiencias personales para dejar por escrito una opinión, a veces acertada y otras como es lógico equivocada, para ello escribo, para compartirlo y recibir la opinión de otras personas que aporten su experiencia con sus comentarios tanto a mi como al resto de visitantes del blog.

Unos dicen que lo hacemos bien

Y hacen algo que a mi personalmente no me gusta incluir en mi forma de plantear casi cualquier cuestión, lo hacen generalizando, en mi opinión un grave error, más si cabe si quien lo comete forma parte de un colectivo cuyas informaciones se deben basar en datos concretos y minuciosamente calculados y estudiados, por lo que no entiendo que cuando se trata de cuestiones de la gravedad de una pandemia como la causada por la Covid-19, en vez de aportar datos, generalicen en sus argumentos.

¿Que la mayoría de las personas estamos cumpliendo haciendo uso diario de la mascarilla?, posiblemente, porque miras a tu alrededor y es lo que ves, a una persona tras otra con la mascarilla puesta pero, ¿cuántos días lleva usando la misma mascarilla?

No tenemos la certeza de que la persona con la que nos cruzamos sea realmente sensata y haga un uso apropiado de la mascarilla.

Posiblemente estemos ante alguien que lleve usando la misma mascarilla días o incluso semanas, sin saber además que hace con ella cuando se encuentra por ejemplo, en su coche o al llegar a casa, ¿se toma en serio asegurarse que la mascarilla esté en condiciones higiénicas?

En mi opinión un gran número de personas usa una mascarilla muy por encima de las recomendaciones del fabricante, es más, diría que una gran mayoría de personas ni si quiera se han fijado en ellas, como tampoco sabrán la fecha de caducidad de las mascarillas que están usando.

Esto nos deja en la misma situación que ya nos advertían desde la OMS con el tema de los guantes, no los recomendaban porque generaban una falsa sensación de seguridad que podía tener consecuencias fatales en cuanto a la propagación del propio virus.

Si no nos centramos, acabaremos peor de lo que empezamos

Creo que nuestra forma de vivir y entender el entorno no juega en nuestro favor, nos han adiestrado bien, ahora el indivíduo es sólo eso, un individuo, y no piensa de forma colectiva, lo que para determinados sectores es el mejor de los resultados, porque así se garantizan menos problemas, no es lo mismo que se queje uno a que se quejen millones.

Sobre esto, te recomiendo un documental; La doctrina del Shock

Estamos acostumbrados por defecto a mirar por los demás sólo cuando son personas de nuestro entorno más cercano, si no lo son, es como si nada.

Vemos que se produce una agresión, sacamos el móvil, grabamos, y o lo subimos a las redes o lo aportamos a la Policía como prueba, pero no intercedemos en la agresión, ¿el porqué? No lo sé.

Aunque supongo que los psicólogos dirán que esto es normal, que el ser humano actúa de formas muy dispares y todas son siempre comprensibles según la persona y las circunstancias, algo que no comparto en absoluto, porque entonces todo sería normal…, y creo firmemente que no, que hay comportamientos que se pueden corregir si la educación es la apropiada, y si esto es así, entonces no se trata que el ser humano se comporte de una u otra forma según le vengan las circunstancias, mucho de ese comportamiento está relacionado con la educación y las experiencias que tenemos en nuestros primeros años de vida.

Como dije al principio, no me gusta generalizar, y aunque el ejemplo que puse te sonará de un caso reciente de agresión a una mujer, también he de decir, que tengo visto comportamientos donde he podido ver con mis propios ojos la calidad humana cuando se trata de ayudar a otros.

Si nos paramos un momento a pensar en lo que está pasando y nos centramos en la situación, nos daremos cuenta de la gravedad de la misma, donde a día de hoy y sólo en nuestro país hay más de 266 mil casos confirmados y más de 28.400 fallecidos.

La mayoría han fallecido lejos de sus seres queridos en una UCI, otros muchos sólos en sus casas, permaneciendo así varios días hasta ser encontrados.

El 14 de Abril de 2020 teníamos en España 4.500 casos confirmados, el 20 de Julio de 2020 4.581…

No es un juego ni una broma pesada. Debemos centrarnos y pensar bien qué queremos hacer, porque nuestro comportamiento individualista ahora no vale, es nuestra actitud frente al problema como un colectivo la que nos ayudará a erradicar la pandemia.

Si no vemos más allá de nuestro ego, seguiremos a años luz de avanzar como civilización.

Entiendo que el ser humano es como es y pedir que toda la humanidad tenga un comportamiento con la empatía por bandera nos queda a años luz.

Entiendo que son nuestros políticos de primer nivel los primeros que deben dar ejemplo, pero ellos mismos se excusan en que la política es eso, es debatir ideas, no pensar como los demás y defenderlo aunque no se tenga razón o las consecuencias afecten a miles o millones de personas, mientras sirvan a otras que piensen como ellos.

Entiendo que mientra los gobiernos no aporten, apartan, por ejemplo para erradicar el hambre en el mundo, lo que hacen es demostrar a la sociedad civil que los poderes económicos están muy por encima de la capacidad humana de empatizar.

Mientras los de arriba no cambien, nada lo hará

Ahora sí, veamos eso de las mascarillas de la Junta de Andalucía

Yo vivo en Sevilla, por tanto en estos momentos dependo de la Junta de Andalucía en cuanto a las normativas que vayan surgiendo y las medidas de prevención que hay que ir tomando.

Resulta vejatorio que el organismo público del que dependemos millones de andaluces, ese que defiende a sus mayores de cara a la galería haya prescrito a través del SAS y la tarjeta sanitaria tres mascarillas para 90 días para mayores de 65 años.

Nuestros mayores reciben por parte de la Junta de Andalucía sólo tres mascarillas para usarlas durante 90 días, y hay que recordar que son mascarillas tipo quirúrgica, es decir, no protegen a quien la lleva y además su efectividad está limitada a 8h.

3 mascarillas quirúrgicas para 90 días

Hagamos un pequeño y sencillo ejercicio de cálculo, ese en el que el Presidente de la Junta de Andalucía ni ha reparado;

Si una persona de 65 años o más sale a la calle todos los días a caminar una media de, no sé, pongamos 1h, en 24 días la mascarilla que la Junta de Andalucía le ha “regalado” ya no es efectiva, por lo que debería tirarla.

Para poder dar uso a las mascarillas ofrecidas por la Junta de Andalucía a nuestros mayores durante los 90 días, no podrán usarse más allá de 0,24h al día, o lo que es lo mismo, 15,99 minutos al día durante 90 días (apenas dieciséis minutos).

Ese el el tiempo máximo de uso de las mascarillas ofrecidas por la Junta de Andalucía a mayores de 65 años, ese es el tiempo que tienen para salir a dar su paseo, tirar la basura, salir a comprar, pasear al perro, ir al médico…

¿De verdad pretende la Junta de Andalucía darse golpes de pecho por esto? ¿Cuánto han costado las mascarillas que llevan esos mismos políticos representantes de los andaluces? ¿Cuántas mascarillas quiorúrjicas se podrían haber ofrecido a nuestros mayores si no hubiesen gastado dinero público para encargar sus propias mascarillas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *