Irresponsabilidad política

Es 1 de Septiembre, el grupo de WhatsApp del cole donde estudia mi hijo estrena cambio de nombre y primeros mensajes.

El grupo pasa a llamarse 4º de primaria, los niños se nos hacen mayores, y el primer mensaje es alentador; esta semana se reúne el consejo escolar para redactar el protocolo a seguir…

ESTA SEMANA!!, no ha habido tiempo, hay que ponerse las pilas a unos días del inicio de curso, además de que dicho protocolo no cuenta con un sólo experto en materias como; sanidad, epidemiología, prevención y riesgos laborales… Sólo lo componen profesores y padres/madres a título de eso mismo; profesorado y padres de alumnos.

Que llevamos más de cuarenta años en democracia y tenemos políticos ricos debe ser una ilusión óptica mía, del mismo modo que las inversiones en Sanidad y Educación no han sido las que debieran a lo largo de 40 años, que no digo que no se invirtiese no, lo que digo es que se ha invertido más en buenos sueldos de políticos, en contratación de asesores, en organismos que no hacen falta para levantar un país, que en Sanidad y Educación.

Que quiero que mi hijo asista a clase, pero con unas garantías que no me pueden dar no quiero que experimenten con él, si sale bien genial, pero si hay contagios, si mi hijo enferma, si fallece, si nos contagia en casa, si algún familiar fallece, entonces ¿quién tiene responsabilidad sobre ello? Nadie, porque se han blindado eximiéndose antes del inicio de curso sobre cualquier responsabilidad civil/penal sobre ello dejándonos a las familias absolutamente desamparadas en caso de que algo grave ocurra.

La balanza incomprendida

Que la capacidad del ser humano de sorprender es infinita, no me cabe duda, y esta vuelta al cole me lo está demostrando ya sin lugar a duda alguna.

Ahora resulta que los miles de niños que han pasado desde Marzo su tiempo aislados, sin salir, sin tener contacto con otros niños, sin estar con la familia, y encerrados en casa y a lo sumo haciendo alguna salida esporádica tomando sus padres todas las medidas de seguridad posibles, ahora resulta que como también ha habido un sin fin de padres y madres que han pasado de velar por la seguridad de los suyos, como han ido a bares y sus hijos han jugado con otros niños no convivientes, como los han llevado a la playa, al campo y parques, resulta que los niños que sí han sido responsables y han pagado con la soledad su verano, van a tener que compartir espacios cerrados, pues no es justo.

Resulta una pregunta recurrente cuando planteas la vuelta al cole segura, con garantías, porque oyes ¿y qué hago si no tengo con quien dejarlo/s? ¿tendrá/n que ir al colegio?

Yo debo ser de otro planeta, porque yo lo que me pregunto es lo siguiente:

  • ¿Si mi hijo se contagia y le provoca una enfermedad crónica, que pasa?
  • ¿Si mi hijo se contagia, no le ocasiona secuelas pero lo transmite en casa?
  • ¿Si mi hijo me contagia la COVID-19 y acabo en la UCI y salgo de ella con secuelas?
  • ¿Si mi hijo me contagia la COVID-19 y termino fallecido?
  • ¿Si mi hijo fallece?

En cualquiera de los supuestos anteriores hay una cosa que queda clara, en mi caso que vivo en Andalucía, la Junta de Andalucía ya ha asegurado que exime de responsabilidad a los colegios y a sí mismos, independientemente a que el contagio se haya producido por transmisión de algún profesor al alumnado o porque algún alumno acudiese enfermo y no lo supiera ni el propio alumno, sea cual fuere la causa y lugar de contagio, el colegio queda exento de responsabilidades.

Si los protocolos los están redactando personas no cualificadas para ello, para mi tendrán una clara responsabilidad, yo mismo me negaría a formar parte de ese grupo de personas que se han puesto a redactar sin estar preparados un protocolo de actuación para la prevención y ante un posible caso de contagio, como he dicho antes, en mi opinión tienen una clara responsabilidad desde el momento que aceptan voluntariamente redactar dichos protocolos en vez de exigir que lo hagan expertos.

La balanza está absolutamente descompensada, no hay una línea a seguir, no hay medidas que apoyen el estudio a distancia ni medios para hacerlo como se debe, pero no porque sea imposible no, es porque no se quiere avanzar en este sentido.

A los políticos que han afirmado que en Marzo se demostró que las clases por vía telemática no funcionaron, decirles que si no lo hicieron fue por su inoperancia e incompetencia, no porque no funcione el sistema de educación telemática.

Mi hijo, como el resto de alumnos de su colegio sólo recibió tareas y más tareas, su profesor convocó dos reuniones por Video llamada para comentar como estaban viviendo el confinamiento, sin embargo, si la Junta de Andalucía hubiese dotado de material informático a los alumnos, si los profesores hubiesen preparado una agenda escolar en condiciones, podrían haber llevado a cabo la continuación del curso por vía telemática sin mayores inconvenientes.

El profesor podía haber realizado las clases en su horario habitual de forma virtual a tiempo real, pero era más fácil no hacerlo y limitarse a enviar tareas y que los padres hiciésemos las veces de profesores, algo que además desde la comunidad educativa no he visto agradecimiento alguno.

Por eso señores políticos no ha funcionado, porque sencillamente se hicieron las cosas mal, sin organización alguna ni recursos.

¿Qué opinas? Me gustaría saber tu opinión al respecto de la vuelta al cole, si tus hijos tienen miedo de enfermar, si son conscientes del peligro de la vuelta al cole, si estás de acuerdo en que los protocolos los hayan redactado personas sin cualificación para ello, si crees que prima aprender en la escuela a costa de todos los riesgos que puede suponer que nuestros hijos se contagien de la COVID-19f, no sé, anímate y deja tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *