Cuaderno de bitácora día uno

Domingo 15 de Marzo de 2020, primer día oficial de confinamiento debido al denominado COVID-19.

De momento todo es normal, puede que lo único que tenga de extraño es que hace Sol, la temperatura es agradable pero irremediablemente hay que permanecer en casa.

Por WhatsApp es curioso, la gente no deja de preguntarme (y supongo que no seré al único que lo preguntan) que cómo llevo el confinamiento, no doy crédito a la pregunta, pues apenas han pasado unas horas desde que lo anunció el presidente del Gobierno…

Nos quedan por delante al menos 14 días de confinamiento y todo apunta a que serán más, pero es muy pronto para adelantarse a los acontecimientos, mejor hagamos lo que se nos ha pedido y vayamos paso a paso.

En este momento no nos hacemos cargo de la que se nos viene encima, los memes nos distorsionan la realidad del momento y nos distraen de lo que realmente es importante; estamos ante una situación nueva a nivel mundial, un ataque sin precedentes a la especie humana y no ha hecho falta dar un ultimátum ni disparar una sola bala, ha bastado un microorganismo para poner en jaque no sólo a la humanidad, también la economía mundial.

El Domingo llega a su fin, me llueven las llamadas de clientes para pausar las campañas publicitarias en Google Ads porque de momento se les están cayendo todas las reservas confirmadas para fechas inmediatas, mi actividad empieza a verse afectada, aunque no en peligro, de momento.