Cómo salir de WhatsApp y no morir en el intento

Seamos sinceros, ¿nunca te has planteado desinstalar WhatsApp y dejar de usarlo?. Estoy seguro, segurísimo que sí, alguna vez seguro que esta idea loca pasó por tu mente.

Qué libertad digital sería eh! Imagina, todas las personas con las que casi sólo hablas vía mensaje de texto o audio, de repente desaparecerían de tu vida ¿no?

Pasarías a un modo silencioso, las notificaciones en tu smartphone se reducirían drásticamente, tu teléfono funcionaría algo mejor, claro, no sólo desinstalas una App, sino que dejas de ocupar espacio con gifs, memes, vídeos y audios que no valen para nada, dejarías de ir acumulando copias de seguridad y bases de datos sobre todo lo que envías y recibes por WhatsApp, vamos, te quitarías literalmente un peso de encima, pero…

Pero no, no es tan fácil, parece que WhatsApp vino para quedarse, y no, no estoy de acuerdo con esta afirmación aunque la haya escrito yo, de hecho, voy a hacer la prueba, y no, no porque necesite aligerar peso en mi smartphone o necesite liberar recursos, tampoco porque quiera silenciar a nadie, lo voy a hacer porque quiero hablar con las personas con las que mantengo contacto, me gusta y me seduce más la idea de interactuar en tiempo real, y no, por mucho que un mensaje de audio llegue al instante, llega con retardo y no hay opción de interactuar, sólo puedes enviar otro mensaje de audio como respuesta.

Vale, puedes usar la opción de responder para llevar una «conversación» ordenada dentro de WhatsApp, pero sigue siendo demasiado impersonal.

Me he cansado de sentarme en una cafetería y ver a mi alrededor a decenas de personas rodeadas de personas cuyas cabezas están inclinadas hacia abajo los grados justos para mirar las pantallas de sus móviles.

Me he cansado de ver como tiene más importancia contestar rápido un WhatsApp que mantener una conversación con la persona con la que estás hablando de cuerpo presente.

Me he cansado de leer mensajes que requieren respuesta urgente como si yo fuese el supervisor del 112

Me he cansado de la falta de empatía en grupos escolares, de la falta de sentido común al interpretar mensajes escritos que se mal interpretan no por mala fé de quién lo escribe, sino por la subjetividad del estado de ánimo de quien lo lee.

Si, me he cansado de WhatsApp y me paso a Telegram, lo que no sabría decirte es cuánto tiempo permaneceré en esta otra app de mensajería ni si seré capáz de salir de ella y entonces provocarle a mi móvil un ictus al no tener instaladas ninguna de estas dos apps come tiempo y tan absorventes en nuestro día a día.

Vuelvo al email como medio inmediato, y no descarto volver al papel y boli, sobre y sello y a la correspondencia tradicional, esa que hoy al abrir el buzón sólo se muestra en modo de recibos y gastos, a veces, encontrar una carta te puede alegrar el día, y hoy esto te alegraría casi una semana.

Desaparecen los likes en Instagram

Pánico entre los influencers

Instagram está probando en su nueva versión eliminar a la vista de tus seguidores los likes que reciben tus publicaciones.

En realidad, los medios están como de costumbre creando una especie de alarma social con el tema de las redes sociales, y creo que no es ni de lejos para que cunda el pánico.

Juega limpio y seguirás teniendo éxito

Hace un par de años las cuentas más atractivas de los denominados influencers en Instagram eran aquellas que contaban con cientos de miles de seguidores o incluso millones de seguidores, hasta que las grandes marcas se dieron cuenta de su error al confiar en este tipo de cuentas y cambiaron la tendencia.

Hoy la cosa es distinta, si bien sigue habiendo una cifra mágica en Instagram, los 10k, o lo que es lo mismo, 10.000 seguidores, y tiene una explicación muy sencilla; a partir de esa cifra Instagram te desbloquea una función muy interesante, los enlaces en las historias, por lo que a partir de ahí puedes generar ingresos a través de enlaces de afiliación, generar tráfico para tu web, blog o generar tráfico hacia la web de un patrocinado.

Pero, ¿porqué es tan importante el número de likes? La verdad es que no lo sé muy bien, puesto que un like no es una conversión directa, es decir, publicar una foto de un producto o servicio y que este reciba 800 likes no implica que tengamos 800 compradores, sólo que contamos con 800 likes en esa publicación.

Si bien esto sí es importante de cara a los medios y las marcas como cifras enteras, no hay que olvidarse que hay muchos factores a tener en cuenta para dar la justa importancia a estos datos, por ejemplo, es básico realiza un promedio de interacción entre nuestras publicaciones y los seguidores con los que contemos, pues hay cuentas muy pequeñas con una tasa de interacción muy alta y cuentas aparentemente grandes con tasas de interacción por debajo del 1%.

¿En qué se fija una marca para contratar a un influencer?

Pues la verdad es que esto debería ser primordial para el departamento de Marketing de una marca, exigir a su futuro influencer datos sobre su capacidad de alcance, y para eso sólo ha de hacer los deberes el supuesto influencer y contar con herramientas que midan el impacto de sus acciones para poder defender su capacidad, pero…

Pero mucho me temo que esto no es lo habitual, y lo peor, hay agencias que te «venden» influencers que cuentan con alrededor de 5.000 seguidores y cuyas publicaciones apenas llegan a acumular medio centenar de likes, o lo que es lo mismo, sólo el 1% de sus seguidores interactúan en la cuenta, y aún así se autodenominan influencers, vamos, de locos.

Sigue haciéndolo bien y tu alcance se hará mayor

Retomando esto de que Instagram planea dejar de mostrar los likes de tus publicaciones a tus seguidores,

Que no panda el cúnico

Chapolín Colorado

Tú seguirás viendo los likes que reciben tus publicaciones, y además podrás contar con la herramienta de estadísticas que te proporciona Instagram y si usas otras más profesionales, podrás demostrar que haces un buen trabajo como influencer.

Si quieres que te borren la cuenta no sigas las normas

No son pocas las cuentas que tratan de saltarse el algoritmo que rastrea el modo en el que publicas en Instagram, cómo te llegan los likes y los comentarios.

Pero ojo, si crees que la empresa propietaria de Facebook, Instagram y WhatsApp no sabe qué haces en tus canales sociales, entonces es que eres una persona muy muy ingenua.

No trates de ganar seguidores comprándolos a través de aplicaciones de terceros, sólo vas a tirar el dinero y corres el riesgo que te cierren la cuenta, aunque veas crecer tu número de seguidores, sólo quedará en eso, un aumento de seguidores de los cuales, en su gran mayoría no interactuarán en absoluto contigo.

No te unas a grupos donde se comparten publicaciones y se buscan likes y comentarios, ya que el algoritmo detectará de donde vienen y terminará más tarde o temprano penalizandote, justo lo contrario de lo que quieres.

Usa tu imaginación, mantén la creatividad, utiliza el sentido común y aprovecha en tu favor esos magníficos datos que te brinda Instagram para determinar cuando es el mejor momento para publicar tu contenido.

Sigue cuentas que siguen otras cuentas de tu mismo sector para darte a conocer, y dejales de seguir si sólo les seguiste a modo de «Hola, estoy aquí, ¿me sigues?», seguro que encuentras nuevas cuentas a las que no sólo no dejarás de seguir, sino que además te servirán de inspiración.