Puños de agua y fuego a punto de chocar

Agente Cívico En tiempos de Covid-19

Bueno, la verdad es que puestos a generar empleo y teniendo en cuenta la situación sanitaria que tenemos encima, me parece que los denominados Agentes Cívicos deberían estar por toda la geografía española, toda sin excepción, y voy a contar mi experiencia vivida el pasado día 18 de Julio de 2020 mientras desayunaba con mi familia en una de las mejores pastelerías de Jerez de la Frontera.

Profesional del pan 1, Civismo 0

Como comentaba, mientras desayunaba en la terraza de una pastelería en Jerez de la Forntera, excelente por cierto, mi silla me deja casi frente por frente a la entrada de una panadería, en la que tal y como es de esperar, tiene un cartel en la entrada que dice claramente que para entrar es obligatorio el uso de mascarilla, teniendo otro en el mostrador, ni que decir tiene que en estos momentos ya es obligatorio su uso salvo contadas excepciones, que entre otras cosas no se suceden en la historia que te cuento.

Apunte; la gerente/dependienta/propietaria usa mascarilla quirúrjica, es decir, está previniendo no contagiar a los demás pero está expuesta a contagiarse ella, lo que podría poner en peligro a cualquiera de sus clientes si se diese el caso y por cualquier razón tuviese algún descuido en su local.

Mientras espero (esperamos) que el peque termine su desayuno vemos como viene un señor sin usar mascarilla, que como he dicho antes, a fecha de hoy ya es obligatoria, se para a unos dos metros de nuestra mesa y hace cola para entrar en la panadería.

Teníamos intención de comprar el pan en este establecimiento, pero empiezo a dudar si para entrar la usará o no este señor que claramente había decidido saltarse la obligatoriedad de su uso, lamentablemente entra y la mascarilla brilla por su ausencia, es decir, tampoco la usa para entrar a comprar a pesar de los carteles, dudo si quiera que la lkeve encima. Todavía me sorprendo más cuando se dirige a una zona del mostrador para hablar con la persona que lo atiende y tampoco hay mampara ni protección para los alimentos que ahí se encuentran, por supuesto, la panadera no le dice absolutamente nada sobre la obligatoriedad del uso de mascarilla para acceder al local y lo atiende con absoluta normalidad.

Si no me equivoco, esta actitud la pone en una situación delicada, al menos según tengo entendido se está jugando una sanción grave.

Una vez realiza la compra, el cliente sale del local, le digo desde mi silla a la persona que lo ha atendido que si es obligatorio el uso de mascarilla, ¿porqué lo ha atendido si no la llevaba? A esto, el cliente se detiene para escuchar pero no se molesta en decir nada, espera y sigue su camino, como si con él no fuese la cosa.

La mujer de la panadería me dice que es su negocio y que si no tengo otra cosa mejor que hacer, hombre, mi madre es diabética, tiene 68 años y hasta ahora compraba en esta panadería, también es usuaria de mascarillas quirúrjicas, por lo que el riesgo es evidente, ¿no?. No se trata de si tengo algo mejor que hacer o no, si no que hay una normativa sanitaria que acababa de saltarse y poner en riesgo a sus propios clientes, yo no lo entiendo como una buena práctica.

Pasan unos cinco minutos y llega otro cliente, también sin mascarilla y accede al local, sin mascarilla, justo cuando él estaba llegando yo acababa de dejar una reseña en la ficha de la panadería en Google My Business, planteando mi punto de vista, soy Local Guides nivel 7 por hobby, y acababa de hacer una foto de la fachada del local para añadirla a la reseña, en la foto no sale ni se identifica a nadie, pero esta mujer le dice al cliente que llevo toda la mañana controlándola, molestando y haciendo fotos a los clientes que no llevan mascarilla…, estaba calentando motores, ella, por supuesto.

Si hecho leña al fuego…

Este último cliente como es lógico me dice que no le tengo porqué hacer fotos sin su consentimiento, a lo que le respondo que no le he hecho ninguna foto, que la foto es al letrero del local, y ahí queda la cosa, aunque como ella le sigue diciendo que llevo toda la mañana haciendo fotos y molestando él decide llamar a la policía.

No hay problema, ella sale gritando que llevamos (mete a todos los que estamos en la misma mesa,tres adultos y mi hijo de 8 años) toda la mañana dando la lata, por no decir otra cosa, a lo que le digo que si tiene algún problema que llame a la Policía, a fin de cuentas es ella la que está incumpliendo, y yo hasta ese momento sólo le dije lo que pensaba sobre algo que acababa de ver con mis propios ojos, creo que en un estado de derecho puedo opinar, además, no utilicé malos modos, ni falté el respeto a nadie.

Le pregunto que si ha llamado a la policía y responde que si, por lo que en vez de irnos, entro en la cafetería a pedir otro café para esperar a que llegue la autoridad…

Sorpresa!!

Resulta que no había llamado a la policía, había llamado a su padre, que llega insultando, faltando al respeto, y haciendo todos los aspavientos que se le ocurrían tratando claramente de buscar un enfrentamiento o que yo me pusiera violento y diera el primer golpe, claro, con eso ya podrían ponerme una denuncia por agresión.

Como era demasiado descarado no entro al trapo, pero sigue y sigue buscándome, al ver que no reacciono de forma violenta se dirige a mi madre, diciéndole que también (como si lo hubiese hecho conmigo) le daría un puñetazo, a lo que me levanto y agarro una silla, en ese momento tenía claro que si ponía una mano encima a mi madre, yo pasaría la noche en comisaría, pero la suelto sobre la marcha porque veo que sigue siendo una estrategia para sacarnos de nuestras casillas y así tener ellos la sartén por el mango, estoy seguro que si llego a dar el primer golpe no hubiese ido a más, eso sí, yo habría acabado en comisaría fijo, claramente era lo que buscaban.

En estos momentos la madre del peque decide llevárselo de allí, pues como es lógico se ha puesto nervioso al ver el comportamiento de estas personas con su padre y su abuela, que no habían hecho nada malo pero al parecer les querían pegar…

Y llegan refuerzos

Pero no la Policía, llega un hermano de la panadera, que aunque también viene alterado, parece que se controla un poco más que el padre. Al menos puedo tratar de hablar con él aunque la hermana no deja que se produzca diálogo alguno.

A su padre lo han alejado otros clientes de la cafetería para tratar de calmarlo, no tenía sentido esa actitud violenta tan desmedida, mi madre se queda callada y yo trato de hablar con el hermano, pero la panadera vuelve a la carga, gritando y tregiversando los hechos, a lo que le digo dos cosas; que no es necesario gritar y que las afirmaciones que estaba haciendo no eran ciertas, pero su intención era clara, calentar los ánimos y que el padre o el hermano terminasen por sacar lo peor de mi o de ellos mismos, por lo que decido llamar yo a la Policía y hasta que llegue un patrullero nos alejamos del lugar.

Consigo hablar con la policía local

Tras varias llamadas al 092 sin éxito, llamo al 112, que me dicen que acuda a comisaría ya que al no estar allí no ven necesario enviar un patrullero. Conste que soy de los que piensan que el 112 está para hechos de primera necesidad sanitaria, pero no tuve otra opción, el 092 parecía estar demasiado ocupado y no respondía nadie.

Busco el teléfono de la policía local de Jerez y llamo, tras varios minutos a la espera, cuando me atienden les digo lo que ha pasado y automáticamente me dan ellos la dirección para verificar que era para un aviso ya dado, a lo que me dicen que ya se dirige un patrullero al lugar, así que de vuelta a la panadería, me vi en el derecho y obligación de contar lo sucedido.

Uno de los agentes parece cabreado…

Cuando llegamos a la puerta de la panadería vemos a uno de los agentes y le digo que nosotros somos la otra parte de la causa de la llamada, su compañero está en el interior del local y tarda unos minutos en salir.

Sale el segundo agente, con tono de voz imponente, estaba claro que algo pasaba porque su voz denotaba que tenía que hacer valer sus galones, a fin de cuentas para eso es agente de Policía, digo yo, aunque reconozco que las formas a mi parecer no eran las apropiadas, pues a fin de cuentas nadie había agredido a nadie ni había trascendido a mayores el suceso anterior, pero bueno, estaba a unos segundos de entender la actitud del agente.

Una vez me pregunta por lo sucedido, empiezo a contar todo lo que acabas de leer, incluso le comento que sí hice una foto pero a la fachada, que la tenía en el móvil y que si quería se la podía mostrar, en esto ocurren dos cosas;

  • El agente me dice que la foto no le interesa
  • El padre de la panadera vuelve a intervenir y el agente que estaba antes en el interior le dice que se meta dentro, pero este señor dice que no, que se queda callado, el agente entonces le dice que no lo quiere volver a oír, que ya había tenido bastante con su hija… (lo que explicaba el cabreo del agente)

Comentado los hechos desde mi punto de vista nos preguntan si vamos a denunciar, mi madre de inmediato dice que si, pero trato de hacerle ver que eso sólo nos costaría tiempo y dinero, ya que a fin de cuentas no había habido agresión, por lo que la convenzo y así se lo hago saber a los agentes.

Bueno, se me olvidaba un pequeño detalle, el agente que me pregunta me dice que sólo ellos son quienes dicen qué hay que hacer y ponen las sanciones si son pertinentes, esto por haberle dicho yo a la panadera que no veía bien lo que acababa de ver, por lo que le digo al agente que sólo le dije lo que ví, que no lo veía bien y era mi opinión, ella había sido la que tuvo un comportamiento desproporcionado porque así lo quiso.

Si miramos para otro lado, entonces no hemos aprendido nada

Para terminar diré algo, nunca he sido una persona que mirase a otro lado, si algo no está bien, lo digo.

Si en esta ocasión le dije a una panadera que lo que estaba haciendo no me parecía bien, desde luego no era para que provocase lo que provocó, pudo haber pasado olímpicamente de mi y listo, pero quiso que la cosa se desmadrase y casi lo logra, el temple de mi madre y mío logró que la sangre no llegase al río.

Vamos a ver, mi madre tiene como ya dije antes, tiene 68 años y es diabética, yo tuve Asma y a ambos nos pone la Covid-19 en grupos de riesgo, mi hijo tiene 8 años y medio y padece una enfermedad genética rara por la que ha tenido que pasar 9 veces por un quirófano y aún no ha terminado, no sé que le puede causar la Covid-19 si se contagia.

Desde luego si veo que un profesional de un negocio actúa de forma incorrecta, seguiré diciéndolo, porque juega con la salud y la vida de otras personas, lo que ya no sé si como en este caso, lo hace aún a sabiendas del riesgo o es porque llegan a ser tan inconscientes que no ven el peligro por mucho que se lo expliquen.

Me gustaría saber tu opinión, cómo habrías actuado tú en la misma situación y en mi lugar.

Y por último, decir, que creo que la figura del Agente Cívico además de generar empleo evitaría situaciones como estas y/o peores, ya que llegarán a más negocios de los que evidentemente llegan los agentes de la Ley, que como es de esperar, están a otros menesteres, lo que no sé si en estos tiempos puedan o no ser más importantes, desconozco la cantidad de llamadas y tipo de actuaciones que tienen que llevar a cabo día tras día, además de tener autoridad para recordarle a la gente que deben usar la mascarilla aunque no les guste.

Casi se me olvida

Tengo dos recomendaciones;

4 comentarios en “Agente Cívico En tiempos de Covid-19”

  1. Me parece muy bien lo que hiciste. Creo que debería haber más control en los locales públicos, ya que se cometen muchas infracciones. Yo tengo un restaurante en la zona de llanes en Asturias, yo tengo todas las normas puestas y a todos los clientes les digo que la mascarilla tiene que estar puesta en todo momento excepto en la ingesta de comida y/o bebida. Hay gente que lo respeta y no hay problemas pero hay otro tipo de «personas» que se ponen violentos, nos amenazan,nos insultan… la gente cree ir la enfermedad a pasado y que ya no hay peligro pero no es así. Bravo por ti y sigue haciendo lo que haces porque gracias a personas como tú esto puede cambiar

    1. Muchas gracias por dejar tu comentario y por tus palabras. Créeme que no me esperaba la frase final, y he de decirte que me ha emocionado, de verdad.
      No sé si gracias a comportamientos como el mío se pueda cambiar un poco el de otras personas, pero de lo que no me cabe duda es de que no puedo mirar a otro lado, no es así como quiero educar a mi hijo y debo mantenerme firme, pues de otra forma no me cabe duda que me convertiría en parte del problema.
      Cuando suba a Asturias, que lo haré, ya sé dónde he de ir con mi familia. Gracias de corazón.

  2. Hay q conseguir q se respete el uso de mascarilla, de otra forma no lograremos parar esto, si es incomoda para ir a comprar elnpan, imaginate para el personal sanitario q tiene q trabajar con ella una hora tras otra.. pero mi experiencia me dice q a las personas irrespetuosas no sirve de nada decirles q hay q tener respeto, si esa panadera no lo hace bien por su propia iniciativa, no lo va a hacer pq tu o cualquier otra persona se lo diga, y ese es el problema.. mucho incosciente q mira para otro lado por su propio interés.. gracias por no formar parte de ese colectivo y animo para seguir así.. Tu hijo llegará a ser un adulto responsable, honesto y de firmes convicciones como su padre. Un saludo

    1. Muchas gracias Pilar por dejar tu comentario.
      Y gracias por tu reflexión sobre el post.
      He recibido mensajes privados tildándome de «escoria humana» así que imagínate el nivel de humanidad que algunos indivíduos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *